Absuelta la dueña de perro que mordió a un niño por no ser de raza "feroz"

Escrito por A de Abogadas.

Leo hoy en este artículo Diario Información-Sucesos que la Audiencia Provincial de Alicante ha absuelto a la dueña de un perro que estaba suelto y mordió a un niño en un pie, causándole lesiones. Esto para cualquier lego en Derecho puede causar cierta sorpresa... vamos a intentar explicar un poco esta sentencia... 

Se apoya la sentencia aludida en que, si bien se considera probado que el citado animal no estaba sujeto al control de su dueña, y que éste causó ciertas lesiones al hijo de la denunciante, no puede considerarse al can, en este caso un yorkshire terrier, animal de carácter "feroz o dañino".

yorkshire terrier_playing_grass

 A la vista de los hechos (el niño acabó herido) puede parecer que la sentencia es errónea y su fallo un "fallo". Pero no nos precipitemos.

 Analicemos la normativa que probablemente invocó la denunciante: el artículo 631.1 del Código Penal dice que: “Los dueños o encargados de la custodia de animales feroces o dañinos que los dejaren sueltos o en condiciones de causar mal serán castigados con la pena de multa de uno a dos meses.

Pues bien, observamos que es requisito indispensable (junto con otros) para la existencia de infracción penal que el animal en cuestión sea feroz o dañino, dejando fuera de la esfera del artículo 631.1 los animales que no sean considerados como tales. 
Con ciertos animales, calificados por la normativa como Animales Potencialmente Peligrosos no hay duda de que así se pueden considerar, pero en el resto de los casos se deberá interpretar individualmente.
Por tanto, ¿qué animales son feroces o dañinos? Habrá de ser interpretado caso por caso, y verificar si el animal en cuestión, es capaz de ser una fuente generadora de daños. 
Así lo afirma la sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga de 2 de Enero de 2008, que dice que “todos los animales, incluidos los domésticos, en ocasiones presentan reacciones no previsibles, pudiendo resultar dañinos y causar un mal”.

Vemos que, sin ser el art. 631.1 CP una norma penal en blanco, este artículo deja esa calificación a la apreciación subjetiva del juzgador. En esta ocasión la raza yorkshire terrier no se caracteriza por su especial fuerza ni por sus mandíbulas. Es un perro de tamaño pequeño, que puede asustar (por su temperamento) más que herir, y ello es lo que seguramente se ha tenido en cuenta.

Recordemos que hablamos de Derecho Penal, donde a diferencia del Derecho Civil, debemos probar todos y cada uno de los elementos del tipo penal para poder obtener una condena. Tal vez no es proporcional castigar con un reproche penal el riesgo (mínimo) causado al dejar libre a un perro pequeño. Tal vez nos parezca que el animal sí debe ser considerado dañino, a la vista de los hechos (mordedura que tarda en curar 6 días). Pero en todo caso, como abogadas, tanto si defendemos una postura como otra, tendremos campo de maniobra para argumentar.

En este caso se absolvió a la denunciada en la vía penal.

Podría la denunciante, sin embargo, aún, recurrir a la jurisdicción civil para la reparación del daño, pues la responsabilidad extracontractual que prevé el artículo 1905 del Código Civil establece que: "el poseedor de un animal o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe".

A veces, cuando se cierra una puerta, se abre una ventana.

Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Para mas informacion sobre las cookies y el tratamiento que les damos, vea nuestra politica de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.